martes, 28 de abril de 2009
Idea Vilariño (1920 - 2009)
Caminaba por 9 de julio y Córdoba cuando escuché la noticia y se me empañaron los ojos. A los 89 años de edad, producto de una complicación de la última intervención quirúrgica que le realizaron, murió Idea Vilariño. Poeta, sí; apasionada escritora, pero ante todo una mujer que me ayudó a darle a la poesía una nueva oportunidad cuando ya me había asqueado (tempranamente y por experiencias que poco tenían que ver con la literatura).
Se fue la eterna enamorada de Onetti, en un año en el que celebramos cien años del natalicio de ese amado del que nunca se rindió.
Le debo la limpieza de mi alma en un momento de veneno, la certeza de que todo continúa aunque todo se acaba. Le debo una parte de mi vida. Por eso lloré por Idea mientras Betty Elizalde leía Carta I, y mientras alguien evocaba esa frase con la que la definió Eduardo Galeano: "La escritura de Idea Vilariño es como un árbol crecido al revés: con las raíces al aire."

-------------------------------------------

Carta I

Cómo ando por la casa
Diciéndote querido
Con fervorosa voz
Con desesperación
De que pobre palabra
No alcance a acariciarte
A sacrificar algo
A dar por ti la vida
Querido
A convocarte
A hacer algo por esto
Por este amor inválido.
Y eso es todo
Querido.

Digo querido y veo
Tus ojos todavía
pegados a mis ojos
Como atados de amor
Mirándonos, mirándonos
Mirándome tus ojos
Tu cara toda

Y era de vida o muerte
Estar así
Mirarnos.

Y cierro las ventanas
diciéndote
Querido
Querido y no me importa
Que estés en otra casa
Y que ya no te acuerdes.

Yo me estoy detenida
En tu mirar aquél
En tu mirada aquélla
En nuestro amor mirándonos
Y voy enajenada por la casa
Apagando las luces
Guardando los vestidos
Pensando en ti
Mirándote
Sin dejarte caer
Anhelándote
Amándote
Diciéndote
querido.

----------------------------------------------------

Ya no

Ya no será,
ya no.

No viviremos juntos,
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa,
no te tendré de noche
no te besaré al irme,
nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste,
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos,
esperarnos,
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú
Ya no serás para mí
más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives,
con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca
como esa noche,
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.


posted by Cassandra Cross @ 16:57  
3 Comments:
  • At 28 de abril de 2009, 20:14, Blogger sibila said…

    qué fortuna que se le hayan empañado los ojos. porque es así, cass, la certeza de que todo continúa, aunque todo se acaba.
    un abrazo

     
  • At 30 de abril de 2009, 6:22, Blogger maria said…

    Una gran pérdida, un merecido reconocimiento. Gracias Cass.

     
  • At 30 de abril de 2009, 7:12, Blogger El Profe said…

    Sólo puedo decir que me llegó directo al corazón... me trajo recuerdos... algún destello de luz que vislumbre como caricias y besos... sólo una brisa. Cuando mis ojos resultaron vidirosos decidí cerrar los ojos :D
    ¡Gracias Cass!

     
Publicar un comentario
<< Home
 
 
Quién soy
Mi foto
Nombre:
Lugar: Argentina

Escritora, lectora, cocinera, cantante y bailarina vocacional. Mercenaria a medio tiempo. Amante de la Naturaleza, porteña provisoria y, sobre todo, simple.

Había una vez...
Cuadernos
Dicen los que saben:
"Sólo la pereza me impide ser escritora" S. Sontag.
Recomendado de la semana:

"El núcleo del disturbio", de Samanta Schweblin. O cómo contar bien una historia particular.

Rincón de lecturas
Template By
Free Blogger templates